en desarrollo, educación, innovación, otros

El éxito de Among Us

A la hora de diseñar un videojuego, puede parecer que cuanto más compleja sea su diseño narrativo (protagonistas, historia, puntos de giro, etc), más enganchará al jugar. Pero lo cierto es que, aunque hay juegos con maravillosas tramas, lo simple también puede conformar un videojuego adictivo.

Son numerosas las fuentes de inspiración que pueden hacer que se nos encienda la bombilla: literatura, cine, experiencias personales, juegos de referencia; la clave está en no descartar nada, por muy simple que nos parezca, porque en la sencillez podría encontrarse el secreto del éxito. Esto es, quizás, parte del éxito del popular videojuego Among Us. Inspirado en un juego tradicional, que más tarde tuvo su versión en forma de juego de rol con Hombres Lobo, el equipo detrás de Among Us ha sabido darle una vuelta de tuerca y a la vez mantener los dos puntos fuertes del original: la interactividad entre los jugadores y las dinámicas surgidas como consecuencia de esta. El atractivo del juego de rol residía claramente en la posibilidad de interpretar un rol que ofrecía la posibilidad de traicionar o manipular al resto de jugadores, y en la experiencia de ver qué decidiría el grupo.

Los puntos de giro de la trama son, de esta forma, construidos por los propios jugadores, que se adueñan de la historia dentro de las reglas establecidas, pero sin perder la opción a tomar decisiones. El final está supeditado a los debates surgidos entre el grupo y esto le añade un punto de tensión y suspense que suma a la diversión. Una especie de Cluedo virtual en el que cualquiera puede ser el asesino

hombres lobo

La Narrativa de un Videojuego

Una sencilla jugabilidad ligada a un interesante diseño narrativo en cuanto a los roles, el espacio y las tareas asignadas a cada jugador lo ha convertido en un fenómeno social, poniendo de manifiesto que no es necesario desarrollar una historia compleja con unas mecánicas imposibles que requieran una larga curva de aprendizaje para enganchar a jugadores de diferentes perfiles. Este videojuego ha conseguido más de 160.000 jugadores simultáneos en Steam y llegó a tener más espectadores en twitch que el propio League of legends.

Como comentan los jugadores, su diversión radica en los debates que se generan, las estrategias que se forman, las alianzas y las traiciones. Pero Among us no es el único videojuego que ha aprovechado una idea simple para cautivar al público. Existen otros ejemplos de éxito como Limbo, un juego de astucia en el que hay que resolver puzzles para cruzar un misterioso bosque. Con una estética en blanco y negro, y un niño como protagonista, este videojuego utiliza mecánicas simples para engancharnos por su sencillez. Además aprovecha varios aspectos de la narrativa que ya te explicamos en otro post: Cómo sacarle partido a la narrativa sin utilizar los textos.

Tetris y Angry birds fueron dignos predecesores de sacarle partido a unas premisa simples que acabaron transformándolos en dos de los videojuegos más jugados de la historia y en una forma de entretenimiento tremendamente adictiva.

Por lo tanto, llegamos a la conclusión de que, aunque existen maravillosas propuestas con un diseño narrativo espectacular, a veces como en la vida, también en los videojuegos menos puede llegar a ser más.

Puedes leer más sobre el caso de Among us en este artículo.

VERÓNICA CERVILLA

Profesora de Narrativa Audiovisual & Inglés

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puede enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

javaPROCRASTINAR