en videojuegos

Videojuegos al Cine

No es un secreto que los videojuegos beben de fuentes diversas, los videojuegos al cine y sus posibilidades, entre las que se encuentra sobre todo en lo que a su estructura narrativa y potencial visual se refiere.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte el fenómeno parece haberse revertido y son las grandes productoras las que apuestan por llevar a la gran pantalla éxitos de la industria del videojuego.

Esto es una buena noticia para ambos sectores, ya que por una parte aprovechan una buena historia en dos formatos altamente compatibles y por otra alargan la vida de un producto que en los tiempos que vivimos de consumo cultural rápido suelen ser de corto recorrido.

Echemos un vistazo entonces a las tres mejores adaptaciones de videojuegos que nos ha regalado el cine:

videojuegos al cine

Resident Evil (Paul V.S Anderson, 2002)

Una de las sagas más rentables de la historia del cine sobre videojuegos ha sido (y continúa siendo) la historia del virus T, hasta tal punto que el mismo James Cameron hizo una defensa a ultranza de la cinta.

No cuenta con el beneplácito de la crítica (V.S Anderson nunca lo ha tenido, qué le vamos a hacer), pero sí con muchos adeptos en todo el mundo, y es que hay que admitir que la atmósfera es muy similar al juego original.

Tanto es así que Netflix prepara una serie de acción real basada en esta saga, de la que ya ha revelado su trailer y que verá la luz este año, con motivo del 25 aniversario del juego.

videojuegos

Prince of Persia: Las arenas del tiempo (Mike Newell, 2010)

videojuego

A pesar de haber pasado muy desapercibida, está en el top 3 de películas más taquilleras y con mejores críticas basadas en videojuegos.

Su intento fallido de supervivencia como saga se lo debió sobre todo a que su estreno coincidió con la franquicia de Piratas del Caribe y fue imposible de igualar.

Aún así, es una digna adaptación del videojuego al cine y sus posibilidades, donde el foco se pone en los escenarios, la parte más espectacular del juego, y que consigue entretener, aunque el guion flojea.

Otro ejemplo más de que no hay que olvidar que toda obra audiovisual debe estar soportada por una buena historia.

Tomb Raider (Roar Uthaug, 2018)

A pesar de los temores de muchos de ver otra nueva versión decepcionante alimentada por trailers y campañas de marketing exageradas, esta adaptación de las aventuras de Lara Croft sorprendieron al público por varias razones.

Por un lado encontramos todos los elementos que nos atrajeron del videojuego (lugares remotos y exóticos, aventura, puzles, y peleas, muchas peleas) sostenido por un magnífico guion que aporta solidez a la historia y a su protagonista.

Además, Alicia Vikander impresionó a todo el mundo con una versión más realista y humana de este personaje que la hace inmensamente más creíble.

Una combinación fantástica de aspectos de la versión virtual y de la real que la convirtieron en un éxito de taquilla. S

e prepara una secuela que verá la luz en marzo de este año, si nada lo impide, y que promete bastante.

videojuegos

De este ranking extraemos que, aunque similares en producción y contenido, estos dos formatos deben afrontarse desde una perspectiva que comprenda bien quién será el receptor de la obra final.

Sin olvidar que tanto en uno como en otro, los cimientos los sujeta la historia y sus personajes, pero sin dejar de lado la jugabilidad para unos y el entretenimiento para otros.

Es importante tener en cuenta que, aunque basados en la misma idea, seguimos hablando de adaptaciones en un sentido o en otro, y por lo tanto habrá aspectos imposibles de replicar.

Lo que sí es interesante es no perder de vista las oportunidades que la alianza con la industria audiovisual, tanto en cine como en televisión, ofrece a la hora de ampliar los universos de ciertas historias y de sus personajes.

Esto es, sin duda, un aliciente para las desarrolladoras que ya han pillado la indirecta e incluyen cada vez más escenas que parecen sacadas de una superproducción de Hollywood.

Para este 2021 nos esperan prometedoras adaptaciones como: Mortal Kombat, esta vez con James Wan (Insidius, Aquaman) en la producción y que ha tardado más de diez años en materializarze.

La esperada Uncharted basada en el juego de la desarrolladora Naughty Dog y con Tom Holland encarnando al personaje principal; la de la saga Metal Gear Solid y una propuesta con una pinta muy interesante que tratará de la lucha legal por los derechos del mítico videojuego de Tetris.

Nos queda por ver en qué termina esta relación entre el videojuego y el cine, tan cercana y que se retroalimenta cada vez más hasta el punto de producir juegos que casi se asemejan a un blockbuster.

Pero todavía hay algo en lo que el cine no ha podido equipararse: la interactividad.

¿Alcanzará el cine al videojuego en la interacción con el espectador? No vamos a perder de vista lo que nos tiene deparado el futuro de estas dos grandes industrias…

Verónica Cervilla

Profesora de NARRATIVA AUDIOVISUAL + INGLÉS TÉCNICO

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puede enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

Simple no significa aburrido.Unity Asset Store