en desarrollo, educación, innovación, videojuegos
aspirantes a desarrollador

En este artículo repasamos una lista de ideas esenciales a tener en cuenta antes de empezar la andadura del desarrollador de videojuegos con buen pie.

En mi última entrada, que podéis seguir aquí, estuve hablando sobre algunos de los problemas que se encuentran los aspirantes a desarrollador de videojuegos en lo referente a nuestra cultura e idiosincrasia, y en general, a lo que se refiere ser desarrollador en España.

Esta entrada tiene como objetivo dar una serie de pistas sobre cómo un desarrollador indie debe enfocar la producción de su videojuego, especialmente desde el punto de vista de la mentalidad que debe adquirir, al menos si quiere vivir de esto.

«Vale, vale, entonces, ¿qué hay que hacer?»

A continuación, 10 consejos que pueden ayudarte y resumen los pilares básicos sobre los que un pequeño desarrollador independiente debería sustentarse:

  1. No seas un Idea Guy. Un Idea Guy es aquel que fantasea con mil ideas de videojuegos -o cualquier otro negocio- y que nunca hace nada o le pide a los demás que las desarrollen. Casi todo el mundo es un Idea Guy en algo y en algún momento. Hacer juegos no es fácil y se tiende a frivolizar el esfuerzo que hay detrás cuando no se tiene conocimiento para medir su dificultad. Cuidado porque es un perfil bastante conocido en el mundillo. ¡No seas uno!
  2. ¿Has visto a algún forofo del fútbol que se convierta en Messi solo mirando partidos? No, ¿verdad? Pues jugar a videojuegos no te hace saber desarrollarlos. En serio: no. Ni un poco. Exacto. Tu vecina la del quinto y tú sabéis lo mismo de desarrollo de juegos aunque tengas 3000 horas de Fortnite. Ser gamer es un buen comienzo, pero solo hay una forma de aprender a hacer juegos: haciéndolos.
  3. No. No puedes hacer Fortnite. Pongamos un ejemplo: según Epic, ahora mismo la mayoría de su empresa trabaja en el juego. Eso son 700 personas. Vamos a quitar unos 100, entre la Epic Store, el Unreal Engine (que al final repercute sobre Fortnite al estar bajo dicho motor) y alguna cosilla más. 600 personas. Supongamos que acumulan 5 años de media de experiencia por persona, con lo mejor de lo mejor. 600 x 5 son 3000. 3000 años de experiencia unidos para el juego. Así que si quieres hacer Fortnite durante este milenio, primero pide prestada la máquina del tiempo, viaja 3000 años atrás con tu PC, saluda a los fenicios, que estarán llegando a la península ibérica en aquel entonces y vive una vida inmortal de aprendizaje para luego tirarte unas 8 horas x 600 x 241 dias (los tipicos laborales de un año en España): 1.156.800 horas. Dicho de otro modo, 396 años de trabajo. Algo más en realidad. En realidad hemos hecho trampa, porque el equipo inicial de Fortnite no era tan grande ni mucho menos, pero al que juegas ahora sí lo es. Al final todo este baile de números viene a decir que te olvides del juego de tus sueños y trates de hacer algo único que puedes hacer tú y es asequible a tus posibilidades o las de tu equipo, y que puede ser mejor que Fortnite. Hablando de equipo…
  4. Intenta que tu juego se adapte a las personas que sois. No pienses en un juego con animaciones si no tienes animadores. Ya, es que te gustan las animaciones pero… no sois animadores ni sabéis.
  5. Ve charlas de expertos, como el canal de la GDC de youtube, que no solo cubren aspecto del desarrollo, si no de producción, marketing, etc.
  6. Empieza por algo muy pequeño, aprende con ello, adquiere experiencia y luego haz una segunda parte de lo mismo, y una tercera… Durante cada iteración vas adquiriendo feedback, algo de dinero -si decides monetizar-, y experiencia.
  7. Conoce a tu target: es importante saber quién es esa persona a la que te diriges. Debes averiguar sus gustos y hacer el juego que está esperando. Pues sí, hay un trabajo duro de investigación, y el devenir de tu juego depende en gran medida de lo bueno que seas satisfaciendo a esa persona, es decir, a tu público: todos aquellos que cumplen ese perfil.
  8. Averigua qué hace único a tu juego. ¿Por qué hay que recordar tu juego? Tu juego debe ser como un sabor nuevo de helado que no se ha probado nunca. 
  9. Por otro lado evita a cualquier costo aspectos “cheap” o cutres en el juego. Evidentemente no es fácil. Pero por eso es clave hacer un juego que se adapte a las posibilidades del equipo. Lo que nos acabamos encontrando es gente que quiere hacer más de lo que realmente puede, y acaba teniendo un juego completo, pero lleno de fallos, con gráficos o narrativa floja, un arte pobre o genérico, etc… Mejor poco y bien que mucho y mal. Siempre. Porque cuando algo está fuera de lugar, o da mala sensación, lo captamos muy rápido y eso eclipsa nuestra atención. Mejor evitarlo.
  10. Si nunca has hecho videojuegos antes, crea prototipos y participa en game jams, especialmente si no conoces gente con la que trabajar. Son lugares donde encuentras apasionados del desarrollo y se pone a prueba las capacidades de organización y resolución de los participantes.

Muchos de estos consejos pueden parecer obvios, pero es todo un reto llevarlos a rajatabla. Al final del día, son muchos los que quieren ser desarrolladores pero pocos los que realmente llevan a cabo las labores de producción adecuadas para conseguirlo. Con este texto esperamos que seas uno de esos.

JOSÉ ANTONIO PERALES CHÍA

Profesor de UNITY Y GAME DESIGN

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puede enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

apps