en desarrollo, educación, videojuegos
efectos visuales

Con el avance tecnológico se han conseguido realizar tomas que de otra manera serían imposible hacerlas.

En 1977 se estrenó la primera película del universo Star Wars, una Space Opera llena de efectos especiales que fue un éxito de crítica y público, ya en el 82 llegó Blade Runner, que aunque en su momento no fue un éxito sí que poseía unos grandes efectos para la época. En el 93 muchos fuimos los que nos quedamos con la boca abierta al ver como los dinosaurios cobraron vida en Jurassic Park y tres años más tarde la expectación fue la misma al ser invadidos por los alienígenas en Independence Day, todas estas películas, pioneras en su momento, contaban con grandes efectos visuales y prácticamente desde 1996 casi todos los blockbusters que se estrenan están llenos de tomas generadas por ordenador.

Si hoy día hablamos de efectos, hablamos de las nuevas entregas de Star Wars o de los superhéroes de Marvel (entre otros) pero gracias al avance tecnológico se han conseguido realizar tomas que de otra manera serían imposible hacerlas y no hablo de generar un Balrog como el de El señor de los anillos, hablo más bien terminar tu película aunque el actor principal haya fallecido y mediante efectos hayas puesto su cara a la de un doble, tal y como pasó con El Cuervo.

De lo que quiero hablar son de esos efectos visuales que ayudan a mejorar el proyecto, a arreglar un gazapo, de esos efectos que no se notan pero que si no estuvieran serían un serio problema para el editor.

Y para hablar de esta utilización de los efectos voy a poner como ejemplo las películas de David Fincher, director de gran talento y éxitos, que utiliza los efectos para mejorar sus películas sin que se note.

Los Efectos Visuales

En Zodiac (2007) algunas de las escenas de exteriores que recrean San Francisco se realizaron con cromas, modificando la ciudad.

La escena del tiroteo, también está prácticamente terminada gracias a los efectos, ya que se realizó en un estudio, y la sangre que aparece no es real, como ninguna del resto de escenas.

En la Red Social (2010), en la escena de la regata, casi todos los fondos son digitales, así como los gemelos, que están interpretados por un mismo actor y que a través de los efectos visuales nos lo presentan como dos. 

En Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011) de nuevo tenemos más efectos invisibles, como la escena en la que el protagonista está sangrando en la bañera, la sangre es totalmente digital, (como en el resto de la película) 

Y va más lejos con el corte del flequillo de la protagonista, del que no se encargó el departamento de peluquería si no el de efectos visuales.

Incluso en otra toma, en la que el departamento de arte podía haberse encargado, finalmente fue el de efectos visuales el responsable, dicha toma es cuando el protagonista está viendo un tablón con fotos y apuntes pegados en el mismo.

Y llegamos al punto en el que en la escena final de persecución, añade digitalmente el rostro de la protagonista a una doble que conducía la moto con casco, además de añadir más elementos.

En Perdida (2014) llega a utilizar efectos digitales para recrear pequeñas gominolas que un personaje tira a otro a la cabeza, consiguiendo que estas estén definidas y que el rebote vaya por el lugar exacto y deseado.

En definitiva y tras ver estos ejemplos de cómo Fincher utiliza los efectos digitales en su cine podríamos pensar que muchos de ellos son innecesarios, pero todo lo contrario, de esta manera tiene un control total de sus tomas y es más, esos efectos ayudan a que la narración sea lo más perfecta posible, esos efectos están para sumar, sin destacar, casi de manera invisible. 

Juan José Patón

Profesor Realización y Postproducción

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Sin embargo, nos puede enviar un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted, lo antes posible.

El juego fortalece competenciasbladerunner